Poco se sabe del periodo antiguo de Betanzos, algunos historiadores sitúan su fundación gracias al caudillo celta Breogan. En cualquier caso la villa actual descansa sobre lo que en su día fue un antiguo castro, el de Untia, acontecimiento que sucedía en 1219 cuando la población decidía dejar San Martiño de Tiobre, también conocido como “Betanzos O Vello” y establecerse en esta nueva ubicación.

El pueblo recibió en 1465 la denominación de ciudad y los Reyes Católicos tomaron también parte cuando la nombraron capital, hasta que fue absorbida en 1834 por A Coruña. El Betanzos de hoy respira aire señorial y es una hermosa villa de tintes medievales y gracias a la presencia de los Andrade y los numerosos hidalgos que poblaron la villa en época medieval, se acuñó el nombre de  Betanzos de los Caballeros. La animada Plaza Grande es una gran explanada y en ella se asienta la estatua de los hermanos García Naveira, emigrantes del siglo XIX a Argentina y que a su regreso se dedicaron a invertir parte de su fortuna en la villa que les vio nacer.

En la misma Plaza Grande se encuentra el convento de Santo Domingo, un edificio que albergó los primeros dominicos llegados desde Santiago en 1558 y las dependencias mantuvieron su actividad hasta el año 1835. Hoy el espacio se ha reconvertido en el Museo das Mariñas y desde su torre se lanza cada 16 de agosto el globo de papel de Betanzos. La Plaza Grande está rodeada de hermosas casas con galera y soportales que albergan numerosos cafés, el hospital de San Antón, el bonito palco de la música y la Porta da Vila, o lo que queda de ella, puesto que la principal entrada al pueblo fue derribada en el siglo XIX y solo se conservan los escudos que reflejan la concesión de título de ciudad en 1465 por Enrique IV, el de Castilla y Galicia.

Seguimos el recorrido, la plaza de la Constitución, un espacio rodeado de sobrios edificios. El ayuntamiento es obra de Ventura Rodríguez y tiene claros matices neoclásicos. También se encuentra aquí el Pazo de Bendaña, hoy convertido en el Museo do Traxe Galego, pero sin duda lo más significativo de todo este conjunto arquitectónico es la gótica iglesia de Santiago.

El paseo por la villa de Betanzos continua, ahora descendiendo hacia el rio, para visitar la plaza de Fernán Pérez de Andrade y sin duda el conjunto arquitectónico monumental más representativo de la villa. Casas de estilo gótico arropan esta pequeña plaza, donde se encuentra la iglesia de San Francisco y el espléndido templo dedicado a Santa María de Azogue, denominado así porque antiguamente los mercados se celebraban en el atrio de la iglesia y la palabra “azogue” designaba ese lugar.

A las afueras ya del casco antiguo de Betanzos se encuentra la visión de uno de los hermanos García Naveira, que dedica un gran espacio a la ciudad con la intención de plasmas las vivencias de sus viajes y dotar a los habitantes de un lugar de esparcimiento y ocio. El Parque do Pasatempo, comenzó a construirse en 1893 con claras vocaciones temáticas y podría ser el primero de estas características en toda la península ibérica. En los más de noventa mil metros cuadrados originales, se asentaban jardines, estatuas, grutas y muchas construcciones utilizando objetos de lo más variopinto, desde cristales a conchas

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

En esta ocasión nos hemos puesto a buscar en nuestra discoteca para rescatar Desconocidos. Un buen puñado de intérpretes que […]
Música Oskura viaja en esta ocasión por los intrincados caminos de jazz y derivados. El comienzo lo situamos en Chicago, […]
Los Dire Straits nos ayudan hoy a abrir esta nueva edición de Música Oskura, viajando hasta el año 1982, cuando […]
El grupo Camel es una de las grandes referencias a la hora de hablar de rock progresivo y son junto […]
error: Content is protected !!