El Faro del Oeste.

Cabo Touriñán es una pequeña península de dos kilómetros de largo, una avanzadilla de peñascos que se adentran en el Atlántico. Imponentes acantilados mordidos por un incesante oleaje. El cabo esta situado más al oeste que el propio Finisterre, lo que lo convierten en el punto más occidental de España y durante un mes al año, entre el 22 de marzo y 25 de abril, se pone aquí el último sol de la Europa continental.

Para conocer el cabo, partimos desde el pueblo de Touriñán, donde una arquitectura absolutamente rural forma un conjunto de hórreos y casas de piedra, más propios de lugares del interior de Galicia. Desde la aldea, el camino desciende entre prados de cultivo hacia la península de Touriñán, sin vislumbrar más que monte bajo y rocas, el faro no es visible todavía. Cruzamos este manto verde desprovisto de árboles y seguimos la senda que bordea por la derecha los acantilados hasta las instalaciones del faro.

Esta torre de luz encendió su lámpara un 15 de diciembre de 1896, tan solo cinco meses después de que el barco sueco “Svea” naufragase frente a este mismo punto. El edificio original cuadrangular albergaba la linterna, años más tarde, con las reformas de 1981, se aumentaron las prestaciones del faro, construyendo una torre cilíndrica separada del edificio principal y más cercana al abismo de los acantilados. Sin duda este es un lugar para la contemplación del mar, que bajo nuestros pies colisiona contra las rocas levantando olas de espuma, especialmente en la imponente Laxe dos Buxeirados, una larga piedra que se adentra en el mar más de trescientos metros.

En este mismo lugar chocaban en 1935 el barco alemán Madeleine Reig y el pesquero gallego Ocho Hermanos, la colisión fue tan violenta que el barco gallego se partió en dos, salvándose toda la tripulación. Pero el destino es caprichoso y en 1957, el Madeleine Reig coincidía que pasaba por este mismo lugar y naufragaba, hundiéndose en las aguas de Touriñán. Este lugar tiene por méritos propios su fama de punto terrible para la navegación, el listado de naufragios ocurridos en los ocultos y traicioneros peñascos que rodean al cabo parece no tener fin.

Anxo Rial.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Pueblos con Encanto, es un homenaje. Una oda a los bonitos pueblos gallegos y su fisonomía.  Y para sumergirse en […]
Hace calor, tanto que ni las humedades del cercano río Miño, consiguen apaciguar el implacable bochorno de este día veraniego. […]
Esta ciudad de nombre ciertamente impronunciable, es uno una las urbes más antiguas de Polonia. Su emplazamiento coincide con un […]
Una lejana y cálida tarde de agosto de 1782, con una muchedumbre congregada a la orilla del río Neva, la […]
error: Content is protected !!