Me levanto temprano, a horas donde el reloj esta también dormido. Hace calor en la habitación, pero nada comparado con el bochorno de humedad que hay en los aledaños del lago. Pokhara se encuentra a más de doscientos kilómetros al oeste de Kathmandú, este lugar y su balsa de agua son el segundo destino más turístico de Nepal. Aquí tiendas plagadas de ropa de montaña, con primeras marcas de imitación, se reparten a lo largo de la única calle importante del lugar. Lakeside Road aglutina muchas tiendas, pero también locales de fiesta, restaurantes, es el precio del progreso y la moneda de cambio para muchos turistas que ahora simplemente visitan el lugar, sin ningún pretexto montañero.

Pero Pokhara es el destino ideal para iniciar un buen número de rutas senderistas, especialmente las que dan acceso al macizo de los Annapurnas. Así pues, para empaparnos del verdadero espíritu de este fantástico lugar debemos alejarnos del ruido, del estrés y pasear por las orillas del lago. La razón de mi descomunal madrugón, es precisamente viajar por el interior del lago Phewa y levantarse al alba es la mejor opción para contemplar el reflejo de los altos picos. Los Annapurnas y el sagrado Machapuchare o Cola de Pez se manifiestan como por arte de magia, con los primeros rayos de sol, para desaparecer y sucumbir entre una densa neblina y no volver a ser visibles hasta la próxima jornada y así, cada día. Un barquero me lleva hasta una de las islas donde contemplar el espectáculo sublime. Un trance de aparición y desvanecimiento de montañas.

De regreso al pueblo, me dispongo a visitar su casco antiguo, donde me espera la historia a través de templos con más de doscientos años, el de Brimsen, o el de Bindhya Basini, son un perfecto ejemplo. Al otro lado del pequeño aeropuerto se encuentra el Museo Internacional de la Montaña, con información sobre las cumbres más altas del planeta, la historia de los primeros alpinistas y curiosidades relacionadas con el Himalaya. Un lugar para soñar con lo inalcanzable para la mayoría de los mortales.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Cincuenta años te parecen muchos? Pues hoy traemos al programa algunos discos que sí, efectivamente han cumplido el medio siglo […]
Regresa el Jazz a Música Oskura y lo hacemos buscando ritmos nuevos. Chip Wickham es un saxofonista británico, afincado en […]
Esta aventura sónica por el mundo del vinilo comienza con una de las figuras que más discos grabo en su […]
Dentro de Música Oskura viajamos a través de HIPGNOSIS, el colectivo de diseñadores británicos, que durante la década de los […]
error: Content is protected !!