Los redondeados perfiles de la Sierra de Candán, contemplan las fuentes que dan vida al rio Umia, que nace muy cercano a los setecientos metros, tomando como compañeros de infancia a los arroyos Raigosa, Allende y Filloi, todos pertenecientes a las tierras de Forcarei. Es a la altura de Bermuiños, donde el rio Umia se hunde entre las rocas y pasa de los cien metros de altitud a los cuarenta en poco menos de dos kilómetros.

El rio salva esta importante caída en las curvas de nivel, con una espectacular sucesión de cascadas escalonadas. La de Segade es un salto de agua de espectacular belleza, que aterriza sobre un lecho de rocas graníticas y pozas de diferente tamaño, creando un ambiente idílico, especialmente en época estival. En los aledaños de este salto acuático, se encuentran algunos viejos molinos y una antigua factoría de luz. Este escenario es el único punto rebelde del rio Umia, que entra ahora en la villa de Caldas de Reis, lugar de aguas termales y villa que honra a San Roque, el santo que curó de peste en el lejano siglo XII.

A partir del Caldas, el rio entra en un largo y pausado recorrido, enlazando valles amplios y fértiles. Llanuras de la comarca del Salnés que dan cobijo a las cepas de afamados caldos de albariño, extensas laderas repletas de viñedos que se reflejan en las aguas del rio. Ribadumia tiene estructurado su territorio en torno al lento discurrir del Umia y donde cada una de sus seis parroquias viven mirando el crecimiento de las cepas de vino blanco, tan solo en la localidad de Barrantes se cultiva un tinto de merecida fama, que tiñe las tazas de un color sólido. Tras recorrer setenta kilómetros el rio Umia llega a su encuentro con el mar de la ría de Arousa, lo hace entre las localidades de Ribadumia y Cambados, cuna por excelencia del vino albariño y donde cada año se ensalza en una fiesta de varios días. El rio ajeno a este ajetreo, traza su propio fin de recorrido, dando forma a una espectacular marisma, el complejo intermareal Umia-Grove. Finalmente se mezcla con las aguas atlánticas y juntos serpentean entre pequeños islotes , un paraje espectacular y digno final para el rio Umia.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Cincuenta años te parecen muchos? Pues hoy traemos al programa algunos discos que sí, efectivamente han cumplido el medio siglo […]
Regresa el Jazz a Música Oskura y lo hacemos buscando ritmos nuevos. Chip Wickham es un saxofonista británico, afincado en […]
Esta aventura sónica por el mundo del vinilo comienza con una de las figuras que más discos grabo en su […]
Dentro de Música Oskura viajamos a través de HIPGNOSIS, el colectivo de diseñadores británicos, que durante la década de los […]
error: Content is protected !!