Es muy probable que Hallstatt sea uno de los destinos mas fotografiados de toda Austria, especialmente con la llegada de internet y los adoctrinados de Instagram. Pero la situación para esta remota aldea era muy distinta en el siglo XIX, cuando para llegar a esta pintoresca población entre montañas, solo existía la posibilidad de hacerlo en barco o por intrépidos y estrechos senderos solo usados por los locales y es que la primera carretera llego a este lugar en 1890 y para ello tuvieron que luchar con los peñascos que impedían el normal desenlace de la obra. La contemplación de esta región alpina nos trasporta a un cuento de hadas, una belleza la pura que incluso los creadores de la película Frozen llegaron a inspirarse en Hallstatt para ambientar el reino de hielo.

El pueblo asentado a la vera de un cristalino lago, se apretuja contra la ladera del monte Plassen, ganando terreno a las montañas, aquí la tierra es escasa, tanto que a los diez años los cuerpos del cementerio eran exhumados, dejando con ello hueco libre para los futuros enterramientos. Los cuerpos eran trasladados a un osario y todavía en la actualidad es posible contemplar una importante colección de cráneos, cuidadosamente decorados con los nombres de sus dueños, la profesión en vida y la fecha del fallecimiento. Para ver esta extraña colección solo tendremos que acercarnos hasta la capilla local.

Buscando entre la historia de este aislado lugar, encontramos que  fue habitado en la antigüedad gracias a los yacimientos de sal y los escrutinios en el tiempo sitúan a los habitantes de esta zona en el 5000 antes de Cristo. Excavaciones efectuadas entre los años 1846 y 1863 descubrieron un cementerio prehistórico, muy cerca del asentamiento de actual pueblo, desenterrando más de mil fosas y llegando a la conclusión que en el lugar existió una verdadera cultura, hoy denominada de igual forma que el pueblo. En la actualidad, la producción de sal continua y desde 1595 se transporta desde las cercanías de Hallstatt hasta Ebensee a través de una enorme tubería. Hablando de tubos, aquí se construyo una de las tuberías mas longevas del mundo, creada hace cuatrocientos años, utilizando para ello 13.000 troncos ahuecados.

Hoy la población vive volcada al turismo y miles de curiosos visitantes se acercan a este fantástico lugar, antaño remoto y apartado, con la intención de inmortalizar su visita con la fotografía del pueblo. Tal es el trajín, que los habitantes han dicho “basta”, y un caluroso día de verano bloquearon como protesta la única carretera de acceso, exigiendo un control ante la desmesurada afluencia de turistas y levantando además una valla de madera en uno de los puntos estratégicos del pueblo, bloqueando la vista de la iglesia, las casitas de madera, el lago, los Alpes y con ello arruinar el repetido selfi. La valla duro lo que un suspiro, pero sirvió como protesta ante la desmesurada masificación del lugar. El mundo se ha descontrolado, también para los, ya no tan tranquilos habitantes de Hallstatt.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

En el mundo musical siempre ha habido tendencias y modas que van más allá de lo musical y que han […]
Ya tocaba en Música Oscura prestar atención al Jazz y lo hacemos dando cabida a uno de los instrumentos poco […]
Iniciamos esta nueva edición de Música Oskura con un claro guiño a temas influenciados por el rock y ese será […]
error: Content is protected !!