Bien, es evidente que en los últimos tiempos hemos perdido ciertos valores, creo que fundamentales para la correcta evolución del individuo dentro de la sociedad. Unos valores y pautas a seguir, que también afectan al mundo de la música. Es muy habitual confundir la “buena música”, con las canciones o estilos que a nosotros nos gustan. Es muy habitual que nos guste una determinada canción o grupo, porque nos trae recuerdos de momentos especiales de nuestra vida. Es una de las cualidades de las melodías, que nos trasportan a emocionantes momentos del pasado.

El problema es cuando pretendemos defender a capa y espada y con obcecación, que esa música que a nosotros nos parece especial, es la mejor música del mundo, cuando tal vez no lo sea y en cualquier caso, será la mejor para nosotros. Con tanta tendencia de “todo vale”, “respeta mi opinión” y demás gaitas egocéntricas, hemos perdido el norte y lo que es peor, el respeto y las referencias de lo que está bien y lo que está mal, aplicable en este caso a lo que es la considerada buena música. No es lo mismo,- por poner algún ejemplo extremo- escuchar música clásica, que si es una buena alusión de lo que es calidad en música, -a pesar de que tal vez no nos guste-, que mover el culo con el reggaetón. Son música, claro, pero lo siento,  no es lo mismo.

Los estándares de calidad se han puesto por algo, tal vez porque las personas, en este caso profesionales de la música, le han dedicado años de estudio y trabajo para sentar las bases de lo que se considera buena música, las partituras existen por alguna razón. Así que, dejemos de mirar nuestro propio ombligo, defendiendo nuestras propias horteradas como si en realidad fueran las mejores músicas del mundo y salgamos de la zona de confort, investiguemos. Se necesita un poco de humildad, capacidad para abrir la mente y cultura, para no ir manifestando que la música que nos gusta es la mejor del mundo y reconocer, aunque sea a regañadientes, que otras músicas son mejores. Y lo siento amigos, pero sí, hay cosas mejores que otras, coches mejores que otros y por supuesto se puede afirmar con rotundidad que existen modelos a los que seguir para obtener la excelencia.

Por lo que respecta al programa de hoy, como siempre nos esforzamos en pinchar buena música y para ello traemos a Aldi Meola, Pat Metheny, John McLaughlin, Deep Purple, Black Label Society, Beth Hart, Billy Cobham, Retun To Forever y Chick Corea…espero que disfrutes con esta selección y si no es así, tendrás que esforzarte más o regresar a al agujero de tu «buena música».

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Regresamos al jazz dentro de Música Oskura y lo hacemos dando un repaso a la carrera discográfica del violinista francés […]
La fotografía nos permite capturar momentos cargados de luz, mágicos instantes que quedan para siempre reflejados en nuestra memoria. Normalmente […]
Aquí estamos, con una nueva entrega de Música Oskura, buscando pasar un buen rato escuchando esos temas que ya forman parte de la historia. El comienzo viaja hoy a través de la música electrónica, cuando los sintetizadores trazaban los albores del tecno
Para los amantes y coleccionistas de música, Record Planet representa casi el dicho que se aplica al santuario gallego de […]
error: Content is protected !!