El escritor Álvaro Cunqueiro ya definió en su literatura a Galicia como la tierra de los mil ríos.  Rosalía de Castro no quería ser menos y se nutrió de la tranquilidad y melancolía de las orillas del rio Sar para dejar muestra en lo que fue su último libro de poemas. La comunidad gallega es una extensión surcada por el agua, donde arroyos, regatos y ríos se extienden como venas. Unas ramificaciones azules como el cielo que dan forma a una Galicia verde y húmeda. Aquí llueve, es el norte y los ríos llevan buena cuenta de esa importante cantidad de agua. Desde las cumbres bajan presurosos al encuentro con el Cantábrico o el Atlántico, los dos mares que acogen este importante abanico de agua.

Son ríos en su mayoría de corto recorrido, si exceptuamos el Miño, que nace casi en las fronteras con Asturias y desagua más de trescientos kilómetros después, en A Guarda, última franja de tierra gallega antes de Portugal. Son ríos cortos, sí, pero en su camino al mar han excavado parajes de gran belleza. Profundas gargantas, cascadas de vértigo y también tramos donde discurren con parsimonia, sosegados, tranquilos, para a vuelta de unas curvas emplearse a fondo y crear paisajes cargados de magia y espectacularidad, un magnífico ejemplo lo tenemos en el rio Sil y su escultórico trabajo en a Ribeira Sacra.

Este libro recoge un buen puñado de espacios acuáticos, una reunión de ríos que surcan la comunidad de norte a sur. Por supuesto que no están los mil ríos, a los que hacía alusión Álvaro Cunqueiro en sus escritos, pero sí los de mayor entidad o importancia y en este elenco también ha influido su estado de conservación, su belleza y la calidad de la ruta que le acompaña. Una selección para disfrutarla con calma, gozando de los lenguajes que emanan del propio rio, hay pues, que estar atentos a sus historias.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Aquí estamos, con una nueva entrega de Música Oskura, buscando pasar un buen rato escuchando esos temas que ya forman parte de la historia. El comienzo viaja hoy a través de la música electrónica, cuando los sintetizadores trazaban los albores del tecno
Para los amantes y coleccionistas de música, Record Planet representa casi el dicho que se aplica al santuario gallego de […]
Cuando el avión hace tierra, ya me había olvidado de que esta existía, después de 26 horas de vuelo, el […]
No permanezcas ante mi tumba llorando….No estoy en este lugar. No duermo, soy el viento que sopla en torno a […]
error: Content is protected !!