El corredor donde se asienta el rio Bibei forma un valle abrigado, antaño una profunda cuenca que hoy yace sumergida bajo las embalsadas y tranquilas aguas del extenso pantano de O Vao. Es en esas aguas donde se refleja la silueta medieval de una villa de casas apretujadas y antiguas, viviendas que escalan el montículo donde en otros tiempos se alzaba una fortaleza, un antiguo castillo, del que hoy solo queda su torre de homenaje.

La singularidad del lugar ya dio cobijo a los primeros pobladores de estas tierras montañosas, que ocuparon la colina con un castro, algunos historiadores relacionan a sus prehistóricos habitantes con la tribu celta de los Bíbalos. Como testigo de esas presencias antiguas, se hallaba en 1728 una curiosa placa de bronce con inscripciones. A los romanos el paraje también le pareció interesante y de ese pasado han quedado diversos vestigios además de excavaciones mineras por la zona. La historia desde la baja Edad Media de Viana do Bolo viaja pareja a la sombra de su castillo medieval, que gozaba de gobierno y fuero propio. Hoy los dieciocho metros de su torre son la única herencia de una época de contiendas, primero contra los moros y fue precisamente para frenar el avance de los sarracenos, cuando alrededor del año 800 se levantaba la torre. De esas trifulcas defensivas contra los moros la villa sufrió su primera destrucción. Cuando llega a Viana do Bolo Fernando II, se encuentra el esqueleto de la fortaleza por los suelos y decide levantarla y repoblar la por aquel entonces la maltrecha villa. El lugar fue pasando por diferentes dueños, señoríos y magnates a lo largo de la historia, también escenario de duros enfrentamientos por su posesión, para llegar al siglo XV, de nuevo con serios desperfectos en su estructura, lo que llevo a una nueva reconstrucción. El encargado de tal hazaña repercute sobre la figura de D. Rodrigo Alonso Pimentel, quien aprovecha la ocasión para colocar el escuro heráldico que hoy podemos contemplar en una de las fachadas del monumento.

La torre se divide en tres cuerpos y se conserva la puerta de entrada al Patio de Armas y la puerta del Patio de Honor. Hoy totalmente restaurada, alberga el Museo Etnográfico de Viana y una sala de exposiciones, con muestras pictóricas de la artista local Nelson Zumel. Un decorado exquisito para este edificio declarado en 1949 Monumento Historico-Artistico. El descenso hacia el centro de la villa es interesante también por la cantidad de elementos arquitectónicos  que encontramos en el camino, uno de los primeros es la capilla de la Soidade, un pequeño templo asomado a las aguas del pantano. Muy cerca de la capilla un mirador, el de Ribeira, nos ofrece unas magníficas panorámicas del embalse y las montañas de Penedo do Sol. La iglesia de Santa Maria, de arquitectura sencilla esta levantada en piedra, con reformas realizadas a finales del siglo XVIII y todavía conserva la ventana prerrománica que apunta a un origen mozárabe

Como atractivos culturales, no hay que dejar por alto la mención a los carnavales de la villa, quizás de los más originales de los que tienen cabida en toda la comunidad. Los preparativos comienzan nada más finalizar la fiesta del día de Reyes en navidad, es a partir de esos momentos cuando comienza la elaboración de los disfraces, las carrozas y los ensayos. En la propia fiesta los “folions” o bandas de música hacen sonar bombos y aperos de labranza. Dentro de los disfraces, el Boteiro es el más llamativo, con su máscara negra da brincos entre la gente sobre una pértiga de vivos colores llamada “monca”. La indumentaria de vivos colores y una pantalla sobre la cabeza, complementa el original disfraz.

Comparteme en tus redes sociales...

Más noticias...

Los comienzos de Música Oskura nos sirven para homenajear al reciente desaparecido David Crosby y por extensión a uno de […]
Cada nueva edición de Música Oskura pasa por una selección de vinilos que de alguna forma contribuyen a cultivar el […]
Hacer referencia a las puertas del infierno no es nuevo y es una descripción muy socorrida en diferentes lugares de […]
En el momento de escribir estas líneas me entero de la muerte de Jeff Beck, uno de los grandes guitarristas […]
error: Content is protected !!